El viaje a Fez, Marruecos.

Después de visitar Egipto, se queda con más ganas de impregnarse en nuevas culturas, de no entender lo que te dicen, sentirte ajeno a todo y por supuesto degustar cosas nuevas.

Llegamos a Fez de noche y nos esperaban en el aeropuerto con un papel con nuestros nombres (algo aprendimos de la experiencia pasada), y después de atravesar la “Fez Nueva” llegamos a la “Fez Antigua”, lo que nos interesaba. El chófer nos deja en la puerta de la Medina, dentro de ella los pasillos son tan estrechos que no caben los coches (autos) y ahí comienza la aventura… un señor que no habla un gota de castellano,  sube nuestras mochilas a un carrito y nos conduce por los laberintos de la Medina a la puerta del “Riad Hala”, que aunque por fuera su apariencia no dice mucho, por dentro te encuentras con toda la decoración tan bonita que esperas, mosaicos por todos sitios, lámparas y construcción típica marroquina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para cenar salimos a pasear por la Medina, a pesar de mi temor de no encontrar luego el camino al Riad. Escogimos un sitio que no estuviera muy lejos y probamos por primera vez un Cous cous original, éste llevaba zanahorias y calabacín (zapallo italiano), y unos garbanzos que estaban muy dulces. El mío estaba acompañado por pollo y el de mi novio por cordero. Creo que en cuanto a sabor no me había perdido de mucho, de hecho ni siquiera nos terminamos el plato…

Y buenos días por la mañana, con té con menta o mejor dicho menta con té, tan delicioso, dulce, perfumado. Componían nuestro desayuno tres tipos de “tortillas” de sémola, de huevo y pan. Mermeladas, leche, cacao en polvo, zumo de naranjas, huevos cocidos espolvoreados con comino y un surtido de olivas, me acuerdo de unas negras y arrugadas que tenían sabor a coca-cola, algo bastante raro, pero había que probar.  Con la barriga llena, empezó la travesía. Tal como en El Cairo, este guía nos llevó a todos sitios de interés que queríamos y a los que no también. Y aquí en vez de niños tejedores de alfombras había hombres trabajando la piel, los curtidores. Se supone que este sitio debía oler fatal, de hecho cuando te acercas te dan unas hojas de menta para disimular la peste, pero era nuestro día de suerte y como no hacía calor, no “hacía olor”. Vimos hasta el cansancio las artesanías en piel, compramos un par de cosillas y a seguir caminando… 

Ya era la hora de comer y metidos quien sabe dónde, tuvimos la oportunidad de degustar un plato tan sencillo y contundente que no hizo falta tomar nada más hasta la noche.  Esta vez ni siquiera era un restaurante, ni nada por el estilo. Era sólo una habitación de 2 por 3 mt, oscura y no muy higiénica, así que olvidándome de la seguridad alimentaria, nos sumamos a las 4 personas que cabían dentro y pedimos lo único que había,  la crema de habas. Y afortunadamente la crema era muy buena, casi como un puré, espeso y bien sazonado, por arriba le ponían bastante aceite de oliva y se acompañaba por pan. Creo que para los 3 habremos gastado 11 dirham = 1 €= $680 pesos chilenos aprox. Una ganga! De postre optamos  por unas mandarinas que compramos por la calle, estaban muy buenas también y baratísimas.

La gastronomía de Marruecos me encanto por su simpleza y la potencia de sabores,  nada que decir de los precios, creo que el cambio nos favorece bastante y con mi novio somos buenos en el regateo, nunca más que ellos claro está…

Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Oui Oui

Oui Oui -Online Concept Store-

PicMonkey Blog

Tutorials, Tips and News from Your Favorite Photo Editor

El Agua a la Boca

Gastronomia Chilena, cocina mestiza y viajera / Gastronomie chilienne, métisse et voyageuse!

El sofa amarillo

diseñamos momentos

Baker Bettie

baking science, techniques, and recipes

Mirándola

Fantasy cakes & cookies.

El Oso con Botas

Un viaje de recetas de cocina y repostería de ida y vuelta al mundo de la cocina, sus secretos, sus maravillas y sus alegrías.

Mix and Match

Keep Calm and Get Inspired

Secrets in my Shoes

A lifestyle blog by Desirée Heranz

LA VIDA Y SUS DETALLES

- Apología De Las Pequeñas Cosas -